Title Image

Blog

Tres estudios clínicos de interés sobre la pérdida de audición

En segunda entrega os vamos a resumir un interesante articulo sobre la perdida de audición, también el análisis al respecto procedente de la Organización Mundial de la Salud y las pruebas clínicas de OPN que aporta el equipo de investigación liderado por Nicolas Le Goff (Ph.D., Senior Researcher, Oticon A/S).


1. Pérdida de audición: la hora de la acción sonora.

The Lancet Editorial

Más de 500 millones de personas, casi el 7% de la población mundial, tenían una pérdida de audición incapacitante en 2015, según un artículo publicado por Blake Wilson en este número de ‘The Lancet’. La pérdida de audición es ahora la cuarta causa principal de vida con discapacidad por delante de otras como diabetes o demencia.

La prestigiosa  revista hace hincapié en un dato impactante, unos 32 millones de niños están afectados, por lo que experimentan retrasos en los ámbitos de comunicación, alfabetización y educación. Aunque estas cifras son asombrosas, el 50% de la pérdida de audición se puede prevenir con un sistema de intervenciones de bajo coste que incluyan inmunizaciones contra rubeola, paperas, sarampión y meningitis.

Para aquellas pérdidas que no pudieron prevenirse, indica Blake Wilson, los audífonos o sistemas cocleares pueden producir resultados favorables en la mayoría de los casos, y existen oportunidades sin precedentes para reducir la costes de estos y otros tratamientos. Los tratamiento para adultos, ciertamente, ayudarían a contrarrestar el aislamiento social y a mejorar perspectivas de empleo, además de combatir o prevenir el declive cognitivo, depresión y demencia, tan asociadas a la pérdida de audición, como se ha demostrado recientemente.


2. Costes globales de la pérdida de audición sin tratar y coste/efectividad de las intervenciones.

Organización Mundial de la Salud

Más de 360 millones de personas en todo el mundo sufren pérdida de audición, lo que supone un coste global de casi 750.000 millones de dólares, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). «La pérdida de audición debe abordarse como un problema de salud pública, siendo necesario que los responsables políticos asignen recursos y planifiquen estratégicamente para promover el acceso a la atención auditiva y auditiva», destaca la OMS en su informe.

Algunos datos a tener en cuenta:

  • La pérdida de audición sin tratar cuesta entre 67.000 y 107.000 millones de dólares al sector sanitario, excluyendo el coste de la tecnología auditiva.
  • El apoyo educativo para niños con pérdida de audición sin tratar en las escuelas cuesta aproximadamente 3.900 millones de dólares.
  • Los adultos trabajadores que no han abordado la pérdida de audición, lo que hace que sean menos productivos y que puedan verse abocados al coste de unos 105.000 millones de dólares al año.
  • Cuando una persona no recibe tratamiento para la pérdida de audición puede aislarse, desprenderse y evitar las actividades diarias, lo que cuesta 573.000 millones de dólares al año.

(*) Estos costes se calculan sobre la base del valor monetario asignado para evitar un año de vida con discapacidad y se basan en los años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) atribuidos a la pérdida de audición.

¿Hay una solución?

La OMS llega a la conclusión de que los audífonos son una estrategia rentable, especialmente, cuando las personas con pérdida de audición utilizan la tecnología de forma regular y cuentan con el apoyo de los servicios de rehabilitación. Los países necesitan ahora analizar datos y costes específicos, con el fin de elaborar un plan para reducir el impacto económico de la pérdida de audición sin tratar y reforzar la evidencia existente sobre sus impacto monetario.


3. Pruebas clínicas de OPN

Nicolas Le Goff, Ph.D., Senior Researcher, Oticon A/S
Dorothea Wendt, Ph.D., Scientist, Eriksholm Research Center
Thomas Lunner, Ph.D., Senior Scientist, Eriksholm Research Center
Elaine Ng, Ph.D., Postdoctoral Fellow, Linkoping UniversityOpn™ Clinical Evidence

Este documento presenta un resumen de los estudios clínicos que investigan los beneficios para el usuario final del nuevo procesamiento de la señal introducido en Oticon OpnTM sobre el esfuerzo cognitivo, la recuperación de la memoria y el rendimiento del reconocimiento del habla. Entre el nuevo procesamiento de señales se introduce un nuevo algoritmo de reducción de ruido llamado OpenSound NavigatorTM (OSN). Pertenece a una nueva clase denominada Tecnología de Acceso a Múltiples Altavoces (MSAT), ya que utiliza principios diferentes a los de los sistemas actuales de direccionalidad y reducción de ruido (Le Goff et al. 2016). El rendimiento del reconocimiento del habla es una medida bien establecida del rendimiento de los audífonos y, por lo tanto, ha formado parte de las investigaciones sobre el rendimiento de Opn.

En una prueba de reconocimiento de voz tradicional, la tarea de los participantes, sin embargo, solo representa en parte las complejas interacciones de las conversaciones diarias y los umbrales de reconocimiento son a menudo relaciones señal/ruido negativas (SNRs) que son mucho más bajas que las que se encuentran en los entornos cotidianos (Smeds et al. 2015). Para superar estas limitaciones se realizaron dos estudios sobre el esfuerzo cognitivo y la recuperación de la memoria para evaluar los beneficios cognitivos de la OSN en entornos acústicos con SNR positivos (Lunner et al. 2016). Cada estudio se presenta en una sección separada escrita por su investigador principal respectivo y en la última sección se propone una interpretación de los hallazgos.