Qué son

El acúfeno / tinnitus (del latín “tinniere” que significa sonar) es un síntoma. El paciente percibe un ruido patológico autogenerado, esto quiere decir que no procede de ningún estímulo sonoro externo, es una sensación subjetiva originada en algún punto del aparato auditivo, que puede ser transitoria o permanente.

Muchas personas lo describen como un timbre en la cabeza o en el oído, pero se puede percibir de muchas formas. Puede ser constante o intermitente y afectar a uno o a los dos oidos, es posible oirlo en el sueño.

Si tiene síntomas de tinnitus, es recomendable evaluar su audición. Tal vez prefiera ir acompañado de su pareja o de un familiar como apoyo.

80%

El 80% de las personas con pérdida auditiva de altas frecuencias padecen algún grado de acúfenos.

90%

El 90% de las personas con acúfenos tienen perdida auditiva.

45%

El 45% de las personas con acúfenos tienen reducida su tolerancia a los sonidos. De éstos el 27% necesitan tratamiento efectivo.

45%

El 45% de las personas diagnosticadas con acúfenos, necesitan tratamiento psicológico.

57%

El 57% tienen dificultades para dormir.


Causas

Hay muchas causas posibles. Hay personas que lo desarrollan sin motivo aparente.

  • Pérdida auditiva.
  • Un tapón de cerumen.
  • Reacción a medicamentos.
  • Exposición a sonidos intensos.
  • Un estrés o un trauma extremo.
  • Patologías o enfermedades de oídos o dolores de cabeza intensos y fuertes.
  • Meniére o enfermedades del corazón y de las arterias (cardiovasculares).

El acúfeno y la pérdida auditiva:

El acúfeno y la pérdida auditiva suelen coincidir. Se calcula que un 90 % de las personas que sufren tinnitus tienen un cierto grado de pérdida auditiva.

Algunas personas que sufren tinnitus pueden creer que tienen dificultades para oír por culpa del tinnitus cuando en realidad pueden sufrir también una pérdida auditiva. La pérdida auditiva suele deberse a la presencia de células ciliadas dañadas en el oído interno.

Los audífonos son útiles para muchas personas que sufren tinnitus. Cuanto mejor oiga, menos notará el tinnitus. Si utiliza audífonos, el cerebro recibirá otros sonidos y el tinnitus será menos perceptible.

¿Lo sabía?

El tinnitus suele reducirse en el caso de personas con tinnitus grave y pérdida auditiva al utilizar audífonos.

La exposición a sonidos intensos puede hacer que el tinnitus empeore y contribuir a una mayor pérdida auditiva.


Clasificación de los acúfenos

Según el Tono (puro o sencillo):

  • Tono grave o agudo.
  • Grave, de oído medio.
  • Agudo, de oído interno.

Ruidos complejos similares a ruidos comunes:

  • Tv sin señal.
  • Campanas.
  • Grillos.
  • Pájaros.
  • Silbidos.
  • Soplidos.
  • Mar.
  • Vapor.
  • Timbre.
  • Etc..

Ruidos Pulsátiles, coincidiendo con el latido.


¿Cómo me afecta?

Sea cual sea su causa, el tinnitus puede tener un efecto significativo en sus actividades diarias. Algunas personas son capaces de ignorar el tinnitus casi todo el tiempo y no permiten que interrumpa sus actividades.

Para otros, los síntomas del tinnitus pueden ser tan molestos que no consiguen dormir toda la noche. La falta de sueño, a su vez, tiene un efecto negativo en su rendimiento al día siguiente y comienza un círculo vicioso. Para su salud es importante buscar ayuda para su tinnitus en cuanto comienzan los síntomas.

Aunque el tinnitus no desaparezca por completo, puede poner en práctica pequeños cambios en su vida para que sea más manejable. En las siguientes páginas presentamos algunas opciones de tratamiento del tinnitus.

  • Si el acúfeno es de causa óptica (problema en dentro del oído) habrá hipoacusia (pérdida auditiva).
  • 20% de pérdida en la comprensión del habla (a igual nivel auditivo pero con acúfeno).

Influencia en la salud mental:

  • El acúfeno da sensación de privación de libertad.
  • Trastorno del estado de ánimo si los acúfenos son crónicos.
  • Aconsejable ir a tratamiento psicológico.
  • Trastornos depresivos y ansiedad: se padece más que el resto de la gente.

Reacciones emocionales que encontramos en los pacientes con acúfenos

  • Ataques de pánico y ansiedad.
  • Transtornos del sueño (de las más comunes en todos los pacientes con acúfenos).
  • Temor a perder la cabeza.
  • Preocupación con los sonidos.
  • Alta excitación hace difícil habiturase si se percibe el acúfeno como perjudicial.
  • Pérdida de atención, por centrarse ésta en el acúfeno.
0%